viernes, 19 de octubre de 2012

LIBERTAD CONDICIONAL

─Que tiene usted que alegar para que desde el equipo de tratamiento nos planteemos su libertad condicional.


─Lo cierto es que no tengo mucho a mi favor, durante estos diez años he estudiado, he trabajado y me he comportado como una buena persona, pero no sé si realmente lo soy. Asesiné a mi marido; a pesar del tiempo que llevo presa no he conseguido arrepentirme, por lo que juzguen ustedes como profesionales, yo como persona probablemente no me concedería ningún beneficio, al fin y al cabo dejé a mis hijos sin padre porque estaba celosa.

No hay comentarios: