jueves, 18 de octubre de 2012

LA CASA






Todos los días desde que soy una niña pasó por allí y admiro su belleza, me enternece y me llena de abatimiento pensar que ya desde hace tiempo no vive nadie allí. Fue la morada de una anciana frágil y excéntrica que vestía con ropajes del siglo anterior. Hoy le pertenece al pueblo pues ella no tenía herederos y lo dejo bien plasmado en su testamento por si a última hora aparecía algún sinvergüenza, ella sabía que en el pueblo estaría en buenas manos, pues para nosotros generación tras generación esta siempre fue “Nuestra casa bonita” .

No hay comentarios: