miércoles, 17 de octubre de 2012

EL PADRE



Había una vez un padre que tenía tres hijas la mayor y la pequeña le llenaban de amor y ternura, siempre estaban a su lado, cuidándola,  pero la del medio que era menos cariñosa le llenaba el alma con su sola presencia. Sus hermanas tenían mucha envidia pues esta sólo con hacerse presente conseguía el cariño de su padre y ellas con todos sus recursos no tenían nada más que las migajas. Cuando falleció dejo escrito. “A mis dos tesoros a quién me llevo conmigo, cuidad de vuestra hermana que aunque no lleva mi sangre, siempre fue hija mía”

No hay comentarios: