miércoles, 1 de septiembre de 2010

LLUVIA . . . . .

Hace ya más de un año, dos chicas saliendo de su escuela en un día lluvioso se encontraron con una gatita empapada, asustada, sola. Eran tan diminuta que lo más probable es que si la dejaban allí moriría enseguida.
Las dos chicas se la llevaron, la arroparon con una manta vieja que una de ellas tenía en el coche, le compraron leche, como pudieron se lo dieron a gotitas con una bolsita de plástico. Decidieron llamarle lluvia por que la pobre estaba tan empapada, famélica y también por el día tan lluvioso en el que se le habian encontrado.
Pero enseguida surigió el dilema. Ninguna de ellas podría hacerse cargo de la pequeña.
Una tenía varios gatos y su madre seguro no aceptaba ninguno mas, la otra tenía una perra y temía que esta acabara con ella aunque sólo fuera por celos. Muy preocupadas se fueron al veterinario, pero ellos no admiten gatos.
─ ¿Qué vamos a hacer? ─ se preguntaban─ si la dejamos aquí morirá esa noche de frio y de hambre. Pues ella solita no es capaz de comer.
Llamaron a un par de amigos y nadie se hacía cargo.
Hasta que al fin aparecieron ante ellas dos ángeles adorables que amaban a los animales. Eran una mama y una hija según decían tenían muchos animales ya, pero al ver la preciosa carita de Lluvia, su cuerpecito famélico y al escuchar las súplicas de las dos jóvenes, decidieron quedarse con ella, intentar cuidarla al menos hasta que se recuperase, después intentarían buscarle otro dueño que simpatizara con los animales.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Hola Ani, preciosa foto para una preciosa historia que espero leer en breve. Aunque hace mucho que no nos comunicamos (el tiempo es un cruel enemigo) no me olvido de tus historias y tus cuentos.

Besos,
María José