lunes, 4 de agosto de 2008

LA BRUJA DEL BOSQUE


En el país del "quesería" había un rey que era conocido por su absoluta tristeza.
Mientras el país entero disfrutaba de los días las horas y los momentos, él miraba ausente hacia el horizonte esperando el regreso del otoño. Dicen que hace cinco otoños, nuestro rey conoció a la bruja del bosque, en el momento en que aquella se quitaba su horrendos ara pos y se convertía en una bella doncella. Cuentan que la bruja al percatarse de la presencia del monarca sintió mucha vergüenza y le explicó el por qué de aquello.
-Mi buen Rey, dijo la dama, hace mas de 200 años fui condenada a ser la bruja del bosque, siempre fea y odiada, a cambio de que un malvado hechicero no asesinase a mi padre y mis hermanas; al final una de mis hermanas envenanada por él se convirtió en su esposa y mi premio, fue la inmortalidad y volver a ser yo una vez al año con el regreso del otoño.
El rey , al escuchó emocionado su hitoria, y finalmente se enamoró de la doncella y ella del rey, pero nunca pudieron estar juntos mas de un día por año ya que la única manera de salvarle de su hechizo era casarse con la bruja del bosque (con su aspecto horrendo) en un templo y ante todo el mundo. El rey ya tenía a su reina, con lo que se conformaban con ser amantes durante todos los otoños, hasta que ...
Tras cinco años de intenso amor e intensa tristeza, el rey, aquel otoño se miró en el espejo y vio a un viejo en su reflejo, a través de él si pasaba el tiempo, pero no a través de querida dama, por lo que se sintió aún mas desdichado.
Mirando a su alrededor, un día, se fijó en sus hijos y se dio cuenta que su heredero estaba en edad casadera, dejando a un lado sus sentimientos, se le ocurrió como podía salvar a su amada.
A pesar de todo, él no podía dejar de pasar ese último día, de ese último otoño con su amada y así lo hizo, se amaron nuevamente y cuando el día empezaba a esconderse el rey le dijo a su amada:
-Querida mía, te prometo que nunca volverás a sufrir este tormento, haré todo lo que esté en mis manos para conseguir que seas libre.
Dicho esto partió hasta el palacio y llamó a su hijo varón .
-Hijo mio, tengo que pedirte un sacrificio.
-Lo que sea amado padre.
-En tres días debes casarte con la bruja del bosque en el templo y delante de todo el mundo, después, esta corona será tuya.
-El príncipe aceptó molesto movido por el interés de ser rey( una vez que sea rey, acabaré con ella, pensó)
Todo ocurrió como esperaba el rey, cuando terminó el enlace y tras el beso nupcial la bruja apareció ante todos como la verdadera dama que era; el príncipe sonrió encantado y por fin el rey parecía feliz...
Cuentan las malas lenguas que la nueva reina pasaba todas las noches el la cama del antiguo rey, dando primero a su esposo un remedio que le ayudaba a dormir toda la noche. Cuentan también que la vieja reina enloqueció de celos y se fue a vivir al bosque donde los espíritus la convirtieron en la nueva "bruja " y siempre, una vez al año, en otoño una bella mujer se baña de nuevo en las aguas del estanque, esperando... ausente...

3 comentarios:

luis623623 dijo...

Interesante…

¿historias de la vida real…? ¿historias que fluyen del alma a la pluma…? ¿nuevo léxico...? ¿ lapsus limguae, “lapsus paltus”, errores en la transcripción…? Disculpa si soy tan minucioso…
¡suerte…!

ANN dijo...

Querido Luis, cuanta razón tienes, si lo he modificado, espero que asi te guste mas.
Este cuento es fruto de un solitaria tarde con un fuerte dolor de tripita...
Gracias por leernos siempre

luis623623 dijo...

gracias...

modificasta la historia, me parece mas bonita...

¡suerte...!