lunes, 16 de junio de 2008

El Joven en el Monasterio


Maestro, las iniquidades del Mundo me consternan. Saber que existen tantas personas hambrientas, víctimas de injusticias, zozobras, y enfermedades, provoca en mi, ambiciones de convertirme algún día en un hombre influyente o tal vez un gobernante poderoso, y así conseguir ayudarlos. ------ Al escuchar esto, el Monje con tono severo dijo. ----- A lo largo de tu vida, un Mundo lleno de necesidad y sufrimiento encontrarás, y como su habitante, obligado estas a mitigar sus consecuencias, con dos manos cuentas y es todo lo que requerirás. . . ¡Comienza ya!, ¡comienza ahora! . . . Algunas cosas más deberás saber, y es que, de todo aquello que hagas, sólo tu corazón será testigo y a nadie contaras; ¡Que jamás te pese lo que haz dado! y siempre termina tus acciones con una pequeña oración deseando que estas, hayan sido provechosas

No hay comentarios: