jueves, 1 de mayo de 2008

Una Mañana en el Monasterio


Así fue como existió aquel Amo cruel que flagelaba todos los días a su Esclavo, le humillaba , y le hacia soportar las mas pesadas cargas, le divertía causarle desesperanza ahogándolo en un océano de agobios y preocupaciones y le mantenía preso en la peor de las Mazmorras “La Tristeza“ . . . . . . Pero llegaría el momento en que el Encadenado se revelara contra Aquel despiadado tirano, invirtiendo los papeles, esta vez el Esclavo se convertiría en el Patrón . . . . . Y Las Cosas cambiaron de inmediato, El nuevo Cautivo se convirtió en el mas noble sirviente que jamás hubiese existido, colmo de retribuciones a su Dueño y jamás se quejo de trato alguno, haciendo a su Señor el mas feliz de la comarca. . . . ------ Maestro ¡Eso es imposible! Advirtió un aprendiz del Monasterio al escuchar la historia y continuo diciendo ------- No existe cruel Amo que al convertirse en Esclavo sea un excelente sirviente ------- El Maestro le contesto. —Te equivocas mi dedicado aprendiz, el Mundo convive a diario con este y su Nombre es . . . . . . . . El Dinero.

No hay comentarios: