miércoles, 23 de abril de 2008

El hijo del Hortelano.


El Joven Y Apuesto Príncipe en compañía de varios Nobles, cabalgaba por una Villa del Reino y cerca de una hortaliza se detuvieron para cuestionar a un Aldeano respecto de su trabajo y comer frutos; Con mucha diligencia el Agricultor explicó lo bien que la cosecha estaba desarrollándose y lo feliz que su familia estaba por ello , el Príncipe mando llamar a la Mujer del Hortelano la que, postrándose a las patas del gran caballo rindió diligencias y comento con felicidad y orgullo una historia similar ; El Príncipe se dio cuenta que un chico casi de su misma edad trabajaba la tierra con su azadón despreocupadamente sin poner atención a su real presencia, al percatarse de esto el Hortelano dijo --------- ¡! Por favor Perdónale!! Es mi Hijo, siempre esta distraído y de seguro no ha escuchado que estas aquí de lo contrario se postraría ante su Majestad como lo hicimos nosotros, --------- Los Nobles que acompañaban al heredero se rieron de la escena, por lo que el Príncipe algo molesto grito los siguiente ------- He Tu aldeano sordo, plebeyo Insolente ven para acá -------- El Hijo del Hortelano miro hacia todos lados, y al darse cuenta que le hablaban a El, lentamente se dirigió hacia ellos diciendo. ------ ¿Me hablas a Mi? ¿Mi nombre es Saúl, en que te puedo ayudar? ------ El Príncipe. — ¿Por que no te postras ante Mi como lo hacen tus Padres? ¿Es acaso que la sordera te impide arrodillarte, o será que no reconoces mi potestad sobre estas tierras? ------- Saúl .- Estas Tierras solo reconocen la potestad de las manos que la trabajan, Mi familia las ha trabajado y cuidado por años y esa es la razón de la prosperidad y felicidad de ellos; Tu recaudador viene de cuando en cuando y nosotros nunca dejamos de pagar nuestro tributo, espero que esta respuesta te satisfaga. ------- Los Nobles echaron a reír a carcajadas, lo que provocó al apuesto Delfín responder de esta manera. -------- Muy satisfecho he quedado sabandija habladora, y por ello te premiare a Ti y a Tu malparida familia con el despojo de este sustento y la reclusión en el Castillo para que, con trabajos forzados recapacites de lo bien me haz respondido ------- Saúl .- Realmente te digo que aun no veo diferencia entre Tu y Yo, a no ser por la montura y los atuendos lujosos que portas, y si mi respuesta anterior ha estado plagada de mentiras aceptaría la pena, pero si No ¡! ¿Por que me Castigas? ¡! -------- El Príncipe. — ¿Acaso tienes miedo de morir Inocente Prosaico melindroso? ------Saúl .- !Te Equivocas!, Miedo tendría de morir culpable, ¿Es que acaso no te haz dado cuenta que, de este Mundo nos iremos todos incluyéndote a Ti? A si es que no me preocupa que Tu injusticia adelante mi partida, mas lo estaría si me fuera cometiendo una; Los argumentos se te acaban y lo único que esta quedando de Ti, es la insegura presencia de un tipo codicioso y abusivo, maltratado por las desviaciones del la opulencia oprobiosa . . ¿Por que no cesas en tu intento de querer intimidarme y regresas por donde haz venido?----- El Príncipe .- ¡! Por que puedo ¡! Por que Dios me ha puesto por arriba de Ti y Tu repugnante y detestable familia, para que me sirviesen a mi entera complacencia, Por ello soy un Príncipe y en este caso Tu futuro Señor ------ Saúl .- Yo no reconozco mas Señor que el Eterno y en los Cielos esta; es por los Hombres y no por el Altísimo, que Tu te encuentras en esta posición de la que tanto alardeas, ¿No puedes entender que no hay manera de tener dominio sobre Mi? .—---- El Príncipe .- Podría mandar que te torturasen día y noche hasta que cambies de parecer desvergonzada piltrafa, de paso te cortarían esa lengua que tan mal usas. ------ Saúl .- Podrás desmembrarme en mil pedazos, solo recuerda que obligarme a sufrir por ello, no esta en tus facultades ; . ¡! Quien de los pobres abusa solo se condena ¡!, Anda Márchate de Ya, que no tienes pruebas suficientes en mi contra, para seducir corte alguna y quitarme la vida. ------ El Príncipe.- Vámonos de Aquí Ahora ----- Le dijo a sus escoltas personales ------ Y ustedes dejen de reírse ----- Les increpo a sus cómplices.

1 comentario:

Anónimo dijo...

ED; eres mi escritor favorito.
Me ha encantado tú relato, por que yo al contrario que tu protagonista he sentido miedo, creo que he sentido el miedo que sentirian los padres.
Gracias, muy bonito.